Soy un joven periodista que decidió dejar su trabajo estable en los medios de comunicación, en búsqueda de cumplir su sueño de dar la vuelta al mundo. Todas mis experiencias son difundidas mediante textos e imágenes que cuentan con una perspectiva propia.

 

Leer más

Acerca de mí

© 2016 por Danel Ayesta. Producida con Sueñosdemochila.com

Traslado, invitación a comer y dinero

 

Me podría haber tomado un micro por 8 mil colombianos para recorrer los 45 kilómetros entre Ipiales y Túquerres, pero fiel a mi estilo jalé el dedo pulgar. La bella laguna verde merecía ser complementada con bellas acciones, fuera de los parámetros habituales que se dan en un turismo convencional.

 

En primer término la mamá de mi anfitrión en Couchsurfing preparó un desayuno que fue fundamental para tirar durante gran parte de la jornada. Un amor de señora, con un gesto que más tarde tuvo un nuevo capitulo. Antes, un coche me levantó en 5 minutos y me trasladó 25 kilómetros.

 

Otro vehículo me llevó unas 30 cuadras y ni bien me bajé el conductor de un camión me sumó junto a sus cuatro trabajadores que iban sumamente apretados. "Subí amigo, nos acomodamos", insistieron estos buenos muchachos que pararon cuando recién me posicionaba para hacer dedo.

 

 

Me llevaron hasta el kilómetro 39 y no al 45. "Mejor por ahí amigo. Ahí, por ese cartel que dice Volcán Azufral, mandate derecho unas dos horas caminando y llegas a la laguna de una". Efectivamente, tras un hermoso trekking, aunque bastante pantanoso en algún que otro tramo, llegué a la tan ansiada laguna verde luego de visitar a su hermana: laguna negra.

 

En esta reserva natural, en donde la altura sobre el nivel del mar merodea entre los 3800 y 4200, conocí a dos geólogos colombianos que, además de darme información técnica, me facilitaron la salida hacia el pueblo más cercando trasladándome en primera instancia 5,5 kilómetros hacia la entrada y 8 más para finalmente descender en Túquerres.

 

Pasadas las 17 horas, empezó la historia monetaria. En 15 segundo estaba arriba de un vehículo con dos excelentes parces. Ellos venían escuchando audios referidos al despojo material, económico. Cuestión que, antes de bajarme en un cruce estratégico, sacaron 10.000 colombianos y me los regalaron. Realmente me incomoda la situación, de hecho suelo proponer compartilos café de por medio. Estaban apurados y decidí aceptar.

 

 

 

Con bastante hambre, entré a un local y me comí un sandwich de queso con un café, mientras dialogaba con un señor local. Cuando fui a pagar la señora me dijo "ya está". Me quedé parado, sin entender, y prosiguió: "Te pagó el señor". No pude ni agradecerle, lo hizo en silencio y fue muy importante para mí: reconfirmé que las actitudes solidarias trascienden fronteras.

 

Caminé por la ruta contento, sin sobresaltos a pesar de que caía la noche. De pronto, veo un camión y en movimiento levanto el pulgar y me hace una seña rara sin frenar. A los 2 kilómetros lo veo estacionado y se me acerca: "Estoy esperando a unos clientes para vender el camión. Igual no lo entrego hoy. Esperame y te llevo a Ipiales".

 

Alrededor de las 20 horas estaba a 15 cuadras de mi base, con 10.000 colombianos más en el bolsillo. El hombre insistió nuevamente en ayudarme económicamente, a pesar de mi insistente explicación. Le decía que no necesitaba, que con el traslado me bastaba. Terminé aceptando por miedo a desvalorizar su gesto.

 

 

 

No tengo gastos en alojamientos, no tengo gastos en traslados y, como si fuese poco, la gente insiste en regalarme dinero. A veces me pongo a pensar qué estoy haciendo para que la sociedad tenga tan buenas acciones conmigo. Suelo estar contento, con ganas de compartir, lejos de dar lástima. Y estas actitudes positivas, esa búsqueda de incesante de marcar otras ideas, resulta muy bien recepcionada. La gente huele los sueños!

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Linkenid
Compartir en Pinterest
Compartir en Google+
Please reload

También pueden visitar ...

Ingles para viajar, consejos y fuentes de consulta

October 25, 2019

Guía para viajar a Marruecos, a dedo y en casas de familia

August 29, 2019

1/15
Please reload