Soy un joven periodista que decidió dejar su trabajo estable en los medios de comunicación, en búsqueda de cumplir su sueño de dar la vuelta al mundo. Todas mis experiencias son difundidas mediante textos e imágenes que cuentan con una perspectiva propia.

 

Leer más

Acerca de mí

© 2016 por Danel Ayesta. Producida con Sueñosdemochila.com

Mis 6 secretos para viajar en confort sin depender del dinero

 

 

Puede que para muchos viajar de mochilero resulte agarrar una mochila y salir a vivir la experiencia teniendo como bastión textos y frases motivacionales. Otros, en cambio, son proyectistas que juegan con las excelentes herramientas comunicacionales. Están ahí, deambulando por las redes y cada uno ve de aprovechar o no esa gran posibilidad de parcialmente adelantarse a la circunstancia.

 

Yo me considero un proyectista, que arma y desarma en base al panorama que se presenta. Reconozco que en gran parte de mi viaje aposté por la incertidumbre, por ver qué pasa. Pero luego, con el tiempo, empecé a sentir el agobio y me vi obligado a buscar el “confort viajero”, sin la necesidad de apostar, ni por asomo, a un gran desembolso monetario.

 

Con el tiempo crecí como “estratega” y desarrollé mi tolerancia, mi liberación de prejuicios hacia los demás. Compatibilicé ambos aspectos que considero bisagras en mi vida para llevar, desde hace dos años y seis meses, una Vida Nómada sin sobresaltos económicos.

 

Mi gasto promedio deambula los 150 dólares por mes  y, aunque les resulte increíble, dándome lujos. Mis 6 secretos:

 

  • AUTOSTOP
     

Llevo recorridos más de 30.000 kilómetros jalando dedo, habiéndome subido únicamente a 6 colectivos de larga distancia en mis dos años y medio de vida Nómada. Hice dedo hasta en Bolivia, señalado como “imposible” y las historias que trae aparejada esta modalidad de viaje resultan muy fructíferas. Viajar a dedo es más que “safar un pasaje”. Viajar a dedo te cambia la perspectiva de la vida.

 

1/9

 

Además del traslado sin costo, fortuitamente recibí todo tipo de obsequios e invitaciones. Decenas de veces me invitaron a comer, a dormir en casas de familia, entre otras. No puedo dejar de obviar, como un buscador de historias, el diálogo ameno con los conductores o integrantes del vehículo que muchas veces son disparadores a estos gestos de enorme valoración. Hacer AutoStop no es un esfuerzo, es un privilegio que me da la vida. Si tuviese un alto poder adquisitivo y debiera elegir entre un micro y jalar dedo, insistiría por la segunda opción.
 

  • COUCHSURFING
     

Couchsurfing es una red que posibilita obtener alojamientos gratis en diferentes partes del mundo. Es una aplicación muy interesante, que se rige mucho por un sistema de calificaciones, y la mejor manera de buscar este gran beneficio es apelando a un intercambio cultural.

Sí, obviamente que conseguir un espacio físico gratis hasta en el país más caro del mundo (si así lo quiere el anfitrión), es espectacular. Pero también es genial y trae aparejado buenas calificaciones en conjunto con mayores aceptaciones, estar predispuesto a compartir y sembrar ideas, dejar una huella.

 


No hay un prototipo de anfitrión. El hecho que abran las puertas de sus casas de forma gratuita es un gran inicio. Luego se verá si entre ambas personas existe conexión o bien está la posibilidad de retirarse. Particularmente, mis más de 40 experiencias fueron casi todas muy positivas. Lo negativo, lo atribuyo a no comprender las pretensiones y a absurdas intolerancias.

 

  • ESPERAR DE LOS DEMÁS

    Siempre me han generado rechazo las frases trilladas y el camino fue desmitificando muchos dichos. “No esperes nada de los demás”, llegó a mis oídos en varias oportunidades y de pequeño me lo creía. Me hacía una errónea percepción del mundo producto de comentarios ajenos sin ningún tipo de aval.

 

Muchas cosas malas me iban a pasar si me iba de mochilero y mucha gente que me cruzo hoy en día me consulta: “¿cuántas veces te robaron?” e insisten con “no confiar en nadie”.

 

1/5

 

Les cuento que yo confío mucho en los humanos, si bien tengo un mecanismo de defensa. Cuando uno viaja por mucho tiempo desarrolla aspectos sumamente importantes para marcar distancia en momentos oportunos. Por suerte, pocas veces tengo la sensación de estar en peligro. Confío y espero mucho de los demás, recibiendo de a montones.
 

  • REDUCIR LAS NECESIDADES
     

Estoy viajando y atesorando centenares de historias y paisajes.  ¿Qué más necesito? ¿Cuántas personas querrían estar en mi lugar? Definitivamente muchas están detrás de un escritorio, con su laptop viendo a diferentes Nómadas Digitales contando sus experiencias y motivando a distancia.

 

Viajo por el mundo y cambio cada 4 o 5 días de lugar, ya está. De pronto, me doy cuenta gasto 6 veces menos que en la estabilidad. Allí el dinero se me volaba en cuestiones innecesarias. ¿Para qué una remera de marca? ¿A quién quiero impresionar? Mejor busco ferias, baratillos, brechó y revuelvo con vecinos bolivianos hasta dar con alguna prenda de mi talle o simplemente espero que llegue.

 



¿Qué comemos? En mis experiencias en Bolivia, Perú, Ecuador y Colombia, conocí el verdadero sabor de la fruta y verdura. Una buena base, energética, y siempre el arroz y los fideos en diversas recetas resultan muy oportunos. También aparecen los platos típicos que hacen a la cultura de un país. Pero espero, sin apuros. Al recorrer mucho tiempo los países que visito, siempre se da la oportunidad de degustar "lo típico" a un precio más conveniente con respecto a los sitios turísticos.

 

Cuando metas la mano en el bolsillo, piénsalo dos veces. ¿Es necesario? ¿Estás predispuesta o predispuesto a REDUCIR LAS NECESIDADES en post de estirar más tu aventura?

 

  • SER POSITIVO / SONREIR
     

Aprendí que nada es malo, todo es experiencia. Difícilmente me vean malhumorado, en mal estado. Me preguntaron en varias oportunidades si tengo momentos de bajón. Los tengo, pero sé que son circunstanciales y que en breve todo volverá a ser luz. Por suerte, de forma sistemática, el avance y los aprendizajes juegan un rol preponderante a la hora de reducir la tristeza, que es parte de la vida misma.

Camino con una sonrisa y me mentalizo todo el tiempo con buenos pensamientos, reproduciendo presentes y futuros maravillosos. La buena vibra, sinceridad, decencia, resultan sumamente beneficiosas. La alegría conecta y los resultados son sorprendentes.

 

 

 

Me siento rejuvenecido, libre. Puedo hacer lo que quiera en el tiempo y espacio que desee. Lo que no hago es por decisión propia, lejos de factores externos. ¿Por qué no sonreír en todas? ¿Por qué no sonreír cuando duermo en una terminal? ¿Por qué no sonreír cuando me cae un tremendo chaparrón? ¿Por qué no sonreír cuando la mochila es sumamente pesada? ¡Todo es mental!

 

  • ESCRIBIR MIS EXPERIENCIAS
     

Me desempeño como redactor en diversos medios, sin obtener réditos económicos pero si importantes espacios que me posibilitan gestionar entradas a diversos sitios y alojamientos. “Hago una nota si me deja entrar”, la usé en varias oportunidades y también gente se contactó conmigo para recibirme en sus viviendas.
 

1/4

Es una buena forma de llegar a una casa ajena. Te recibe el pibe o piba que te lee y sueña en algún momento de su vida poder hacer “lo mismo que vos”. Otros, en cambio, desestiman la idea de viajar físicamente, pero sí a través de uno. Me supieron convocar a una vivienda con el objetivo de mostrarle a una niña pequeña otra perspectiva de la vida, por intermedio de las experiencias vivenciales que cosecho a diario.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Linkenid
Compartir en Pinterest
Compartir en Google+
Please reload

También pueden visitar ...

Ingles para viajar, consejos y fuentes de consulta

October 25, 2019

Guía para viajar a Marruecos, a dedo y en casas de familia

August 29, 2019

1/15
Please reload