Soy un joven periodista que decidió dejar su trabajo estable en los medios de comunicación, en búsqueda de cumplir su sueño de dar la vuelta al mundo. Todas mis experiencias son difundidas mediante textos e imágenes que cuentan con una perspectiva propia.

 

Leer más

Acerca de mí

© 2016 por Danel Ayesta. Producida con Sueñosdemochila.com

El Guía "Desechable"

 

Desechable es el perverso concepto que utiliza parte de la sociedad colombiana para referirse a aquellas personas en “estado degenerativo”. Léase: “Mal oliente, mal vestido, sucio y consumidos por el bóxer, bazuco o pegamento”, describe una fuente. Curiosamente, un joven que cumple con esos parámetros según la perspectiva general, me brindó una excelente visita guiada por el centro de Popayán.

 

Juanse se acercó a mí jalando pegamento de una pequeña bolsita. Acostumbrado, lo traté con total soltura desde el primer momento e invité al policía que se aproximaba para “socorrerme” a que no intervenga con un suave movimiento de mano. De primera, el chico me contó que su papá había participado de la segunda guerra mundial y había fallecido. Además, destacó haber realizado el servicio militar y juraba estar parando en la casa de la chica más linda de toda Colombia.

 

 

 

Le fui siguiendo la corriente y acepté su invitación, “sin nada a cambio parce”, para recorrer la ciudad. Fueron 30 minutos en los cuales me habló sobre los diferentes edificios históricos e hizo referencia al terremoto devastador que se registró hace más de 30 años. Realmente manejaba información de primera que luego corroboré.

 

En el distendido paseo no pude evitar poner mis ojos en la botellita cuando jalaba con total demasiada frecuencia. “¿Qué miras?”, disparó el joven de 22 años, pregunta que esquivé teatralizando un asombroso gesto frente a uno de los tantos edificios blancos. La situación cambió el nivel de charla.

 

 

 

“Viste, jalo pegamento pero no pero eso delincuente ni mala persona”, me dijo y agradeció la compañía. “Yo te miro a los ojos y sé que no me juzgas”, fue la frase sensibilizadora para empezar a hacerle ciertas marcaciones. Le conté de mi viaje, le hablé de las personas que conocí y de lo increíble que es el mundo, de mi búsqueda por tener contacto con diferentes matices, de lo malo que resulta ser dependiente. Tras varios preámbulos la cordura se me fue y le dije que tire eso a la mierda, acción que me negó con cierta decepción. Me dijo que tenía hambre, le pagué un almuerzo y seguí.

 

Creo que todos tenemos un talento y este chico no era la excepción. Lamentablemente las circunstancias de la vida lo encuentran así, desorientado, perdido en malos hábitos. A veces me pongo a pensar que, si con frecuencia una porción importante de desconocidos le brindamos esos 30 minutos sin establecer un acto de prejuicio, podríamos dejar una huella que le sirva.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Linkenid
Compartir en Pinterest
Compartir en Google+
Please reload

También pueden visitar ...

Ingles para viajar, consejos y fuentes de consulta

October 25, 2019

Guía para viajar a Marruecos, a dedo y en casas de familia

August 29, 2019

1/15
Please reload